¿Por qué la gente piensa que las creencias limitantes son una buena idea?

creencias limitantes

¿Te has puesto a pensar si las creencias limitantes son realmente un buen negocio?

Las escuchamos todos los días en los medios de comunicación, internet, etc, y se van colando entre nosotros, de manera silenciosa, hasta “convencernos” que no hay nada que podamos hacer en nuestra situación.

¿Estás completamente seguro de que no se puede hacer nada? Porque, incluso cuando crees que no se puede hacer nada, ahí estás tomando una decisión: la de no hacer nada al respecto.

La de conformarte con tu suerte. La de ser un espectador pasivo.

Pues bien, tus creencias limitantes han hecho su trabajo en tu mente.

Hoy quiero compartir contigo todo lo que te va a ayudar a ROMPER de una buena vez con esas supuestas”buenas ideas” que te han mantenido atado(a) a una vida de conformismo y pobreza.

¿Qué son las creencias limitantes?

Para empezar, podría decirte que son todas aquellas ideas “bienintencionadas” que fuimos integrando en nuestra vida, sin quererlo, y que nos LIMITARON en nuestra forma de ver y hacer las cosas.

Algunas de esas ideas las heredamos de nuestros padres, otras las heredamos de nuestros hermanos, tios, abuelos, etc., y otras las tomamos de nuestro entorno como una herramienta de supervivencia, es decir, para protegernos de un entorno hostil.

Pueden tener su origen en las criticas de nuestra familia porque queríamos hacer algo, porque teniamos una idea loca y a los demás les parecía descabellada y no querian que la llevaramos a cabo, etc.

¿Por qué son tan difíciles de detectar, y aún así vivo la misma vida de siempre?

De pequeño, yo hacia muñecos de juguete con papelitos. ¡Muñecos de todo tipo!

¡Apuesto a que a ti te gustaba jugar de pequeño con barro en la casita del té, o algo parecido!

Te lo digo porque de pequeños, nuestra imaginación era ilimitada. Eramos felices con muy pocas cosas.

Pero (por ejemplo), cuando ibas con tus padres a la casa de tu vecino, y tu padre te regañaba para que no tocaras el jarrón del vecino, te transmitia a ti su miedo, no el tuyo. ¿Cual era ese miedo?

Que si tú tocabas el jarrón y lo rompías, a tu padre le tocaba pagarlo; no a ti.

Y por inhibiciones tan simples como esa, terminas perdiendo la creatividad y la imaginación, por miedo a que te regañen y te digan lo que puedes hacer y lo que no; también por el “qué dirán” y por ser “politicamente correctos” en una sociedad que se dice “portar bien” para recibir las cosas, pero que en el fondo… anhela otra cosa.

En ese instante en que empiezan las inhibiciones, empiezan las limitaciones, y éstas, pueden venir de todo lado. Pero son las limitaciones de los demás, no las tuyas.

Y es por eso que terminas viviendo una vida que está por debajo de tu potencial. Una vida que no te pertenece del todo, porque te acostumbraste sin querer a cumplir estándares sociales.

La mente es un programa que se mueve por repeticiones. Clic para tuitear

Aparentemente, tienes ciertos beneficios, pero te da un literal miedo salir de esa “zona de comodidad” porque si lo haces, temes perder ese empleo que te da el dinero para pagar tus deudas, pero en el que eres profundamente infeliz; si sales de tu “zona de comodidad” y dejas a esa persona que hoy es tu pareja, pero que le cae super-bien a tus padres, entonces te sentirás solo(a), y prefieres quedarte con el, y con la aprobación de tus padres, a pesar de que tu pareja actual te manipula, te maltrata y a ti te gusta otra persona, pero no sabes como salir de esa situación y recuperar tu poder personal…

¿Entiendes hacia donde voy, y lo que esto significa?

Ejemplos clásicos de creencias limitantes.

A continuación resumiré algunas de las más importantes:

  • Todo es costoso.
  • No me alcanza para comprarlo; por lo tanto, no puedo comprarlo.
  • Mas vale el malo conocido, al bueno por conocer.
  • Prefiero vivir decepcionado(a) a sufrir.
  • Es mejor poquito, pero seguro.
  • Todos (los hombres o las mujeres) son iguales.

Lo que realmente significan esas “buenas ideas” en tu vida

  • Todo es costoso: significa que nunca tendrás para comprarlo; asi que, estarás vibrando en carencia por el resto de tu vida, porque le estás dicie do a tu subconsciente que nunca tendrás lo suficiente para comprartelo.
  • No me alcanza para comprarlo; por lo tanto, no puedo comprarlo: significa que estás poniendote un limite, una traba, que te mantiene en la misma zona de confort, pero aun asi sigues deseando las mismas cosas, con lo que te quedan dos caminos: o te mueves y expandes tu zona de confort… o bajas tus estándares a donde te encuentras ahora.
  • Mas vale el malo conocido, al bueno por conocer: esta creencia te mantiene atado a la persona que ya conoces, por sus aparentes beneficios actuales que te provee (detrás de los cuales se esconde una relación dañina y perversa que, a la larga, hará más dificil que cambies). Por ejemplo, puedes estar con alguien por el mero hecho de temerle a la soledad, asi no sean muy compatibles.
  • Prefiero vivir decepcionado(a) a sufrir: relacionada con la anterior, esta creencia te lleva a buscar defectos en los demás para huir a la primera de cambio y evitar el dolor que conlleva que te puedan herir, entonces prefieres buscarle lo malo a todo, porque asi crees que atraerás a una persona fiel (por ejemplo).
  • Es mejor poquito, pero seguro: frase que encierra una gran pobreza y carencia. No te atreves a ser merecedor de las mejores cosas de la vida, por lo tanto tienes miedo a que las cosas te salgan mal, fracases y no te expandas en tu zona de confort, por eso prefieres no arriesgar e ir a la fija, porque es inmediato y ya sabes con lo que cuentas.
  • Todos los hombres (o las mujeres) son iguales: lo que ves en los demas es un reflejo de ti mismo… si dices que los demas son iguales, es porque tu no eres muy diferente al resto. Además, esto lo dices porque algo malo te pasó en el pasado multiples veces y por ello, prefieres creer que todo el mundo será igual y por eso ya nada te sorprende.

Como funcionan esas creencias en tu mente subconsciente

Ten en cuenta que nuestro cerebro percibe millones de cosas todos los dias. ¿A qué me refiero?

A que muchas de esas cosas son inconscientes, es decir, tu mente las percibe, pero no diferencia si son ciertas o falsas, si son verdad o  si son ilusión; de todas formas, tu mente las asume como suyas, y en un momento dado, terminas creyendo en ideas que nunca fueron tuyas.

Resultaste pensando, por ejemplo, que para tener dinero hay que sufrir y esforzarse demasiado.

Luego, tu mente lo siente, y empiezas a actuar de esa manera: como si no hubiera, como si estuvieras mas necesitado de la cuenta, como si no te alcanzara el dinero.

Es ahí cuando has adoptado una emoción negativa frente a la forma como ganas dinero.

Finalmente, esas emociones que están en tu cuerpo, le envían a tu mente la creencia reforzada: para tener dinero hay que sufrir y esforzarse demasiado.

Y el ciclo sigue y sigue…

Herramientas para identificar las creencias limitantes: el truco de la grabadora

El problema es que muchas de esas creencias, aparte de no ser nuestras, las tenemos en piloto automático. Es decir, las repetimos sin más, y sin atrevernos a cuestionar su autenticidad.

Te confieso que cuando yo me ponía a repetir esas ideas limitantes una y otra vez, me dejaban muy afectado emocionalmente, al grado de querer que mi dia se acabase de una vez y de esa manera poder descansar.

Asi que, un buen dia, harto de tener que escuchar a esa mente parlanchina, decidí usar la grabadora de mi teléfono celular con un propósito: grabarme en el momento en el que tuviera un pensamiento, y luego de escucharlo, confirmar su autenticidad y el grado de amenaza que percibía de él.

Luego de anotar todos los pensamientos en mi cuaderno de registro, descubrí que muchos de ellos no eran mis pensamientos, y que nunca se harían realidad, a menos que yo les prestara atención.

Por otra parte, he descubierto que muchas veces, en nuestra mente, le damos al pensamiento un discurso que en realidad es muy catastrofista, es decir, un asunto de vida o muerte… cuando lo cierto es que exageramos la realidad para asi justificarnos en la gravedad de nuestros “problemas”, y en realidad ni son tan graves, y sí tienen solución.

Como cambiar esas creencias limitantes: creencias potenciadoras

Una vez anotes esas creencias que tu mente se sorprendió diciendose a sí misma (te recomiendo que, si te grabas, lo hagas lo más rápido posible; te sorprenderás de lo rápido que olvida la mente cuando queda al descubierto), te recomiendo que cojas un lápiz y papel, dividas la hoja en dos columnas y coloques la creencia limitante en un lado, y luego, en el otro lado, cual es la creencia potenciadora. Una creencia totalmente optimista y positiva, pero realista y prometedora. La que lo va a cambiar. Ejemplo:

Creencia limitante: Las personas que ambicionan son malas y egoístas.

Creencia potenciadora: Desear algo es mi derecho como hijo de Dios, porque es mi derecho a progresar y vivir mejor.

Generalmente, y si has hecho bien el ejercicio, encontrarás que la creencia limitante es de una frase corta, mientras que la creencia potenciadora, tiene tres o cuatro lineas de contenido. Es triste ver que le creemos mas a las mentiras cortas que a las verdades sanadoras acerca de nosotros mismos.

Si has hecho correctamente este ejercicio, habrás notado algo adicional, y es que esas creencias, si tuvieras el poder de elegirlas como tuyas o no, simplemente elegirias no tenerlas. ¿Quien querría vivir en una vida de escasez? ¿A quien se le ocurriría tener a su lado a una pareja tóxica, abusiva, hiriente, humillante…?

El problema es que, al vivir en una sociedad como la nuestra, asumimos fácilmente la voz de las creencias de la mayoría como nuestras creencias, sin siquiera atrevernos a cuestionar su origen y veracidad.

Si esas “barreras” te han llevado a tener una serie de éxitos medianos en tu vida, ¿No crees que sería “mejor negocio” tener unas creencias que te permitan llevar tus resultados más allá de lo que hasta ahora has conseguido?

Ahora, te toca a ti… ¿Qué creencias limitantes has tenido a lo largo de tu vida? ¿Te has atrevido a cuestionarlas? ¿Han sido un “buen negocio” para ti?

¡Te leo en los comentarios!

Un abrazo,

Andrés de León

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.