De qué manera la dependencia emocional podria terminar matando a personas como tú… ¡y como yo!

Probablemente las conductas que te mencione a continuación te sean muy familiares:

  • ¿Por qué no me llama?
  • ¿Qué hice para merecer esto, si yo me he portado bien con el (ella)?
  • ¿Donde estabas que no me contestas el celular? ¡¿Con quien estabas?!
  • ¿Me quieres? ¿Cuanto me quieres? ¿Estás seguro?

Son conductas muy comunes, que vemos repetirse, con nombres e historias diferentes en nuestra familia, comunidad, trabajo, lugar de estudios, etc. Creemos que son normales, pero en realidad esconden cosas que, si no se manejan bien, pueden llevarte a la muerte (bueno… eso suena un poco extremista jajaja, aunque es algo que se puede presentar).

En este post te explico la forma en que la dependencia emocional te podria terminar, literalmente, “matando”:

  • Tus ganas de iniciar una nueva relación de pareja,
  • Tus ganas de empezar desde cero,
  • Tus ganas de comprometerte en el amor, entre otras.

6 Manifestaciones de la dependencia emocional

La dependencia emocional se manifiesta de forma inconsciente, en el plano consciente. ¿Recuerdas las conductas que te mencionaba antes? Pues bien…

Detrás de esas conductas hay cualquier cantidad de cosas que las causan, mayormente provenientes de las historias familiares que se quedaron sin resolver.

Algunas de esas manifestaciones de esa dependencia son:

Miedo a la soledad + sensación de inmerecimiento: las personas hacen cualquier cosa por no estar solas, o creen que merecen muy poco, y resultan con una persona que te pone los cachos, que te miente, que se aprovecha de ti, que dice cosas hirientes solo para humillarte y dañar tu autoestima, y en cambio, “algo es algo; peor es nada”, y por eso te tienes tan poco amor propio que recibes las migajas de esa persona y resultas siendo el que más da de la relación.

Relaciones inestables y tóxicas: Tus relaciones no duran por mucho tiempo, hay conflictos frecuentes en la familia o en tu relación de pareja, la relación que existe entre ustedes, es más de intercambio que de amor… “yo te doy esto, pero tu me das aquello; y si no me das esto, no hay sexo (o lo que sea)”.

Manipulación y chantaje emocional: teniendo en cuenta el punto anterior, la persona que es victima de esta manipulación, hace lo que sea que el manipulador le diga que debe hacer, no tiene criterio propio, como para saber decir: “NO”, y no sabe poner límites; si se atreve a reclamar, el manipulador emocional sabrá cómo torcer las cosas como para hacer que el equivocado es la victima, obligandole a pedir perdón, so pena de que la relación se termine. La trampa aquí esta en que la víctima, normalmente no suele defender su posición, y por eso permite que el manipulador emocional se salga con la suya, una y otra vez.

Sensación de ira + frustración por pérdida de control: recuerdo que, cuando estaba enamorado de una mujer hermosa en mi trabajo, me frustraba cuando ella no hacía cosas por mi, mas de las que yo “hacía por ella”. Y pensaba en ello una y otra vez, como un bucle infinito, que nunca paraba, en mi mente. Eso me hacía enojar más y más, y me frustraba porque no sabía como tener el control de la situación.

La búsqueda constante de aprobación: Con la falta de amor propio, viene la necesidad de que alguien nos diga que lo que estamos haciendo está bien, de tal manera que empezamos a depender de lo que al otro le gusta o no, para tomar nuestras decisiones. Esto tiene su origen usualmente en un hogar en donde tus padres son excesivamente controladores, de esos que toman todas las decisiones por ti, para asegurarte de que nunca jamás te pase nada malo; lo mismo que ellos vivieron y que pretenden evitar.

Control obsesivo: esa necesidad de saber del otro y de lo que está haciendo a cada momento, es lo que hace que las personas celen más de la cuenta a sus parejas, con el fin de estar seguros de que su amado(a) no estará haciendo nada que los deje intranquilos.

La dependencia emocional puede darse en todos los niveles: en el laboral, entre amigos y compañeros de estudio, en la pareja, en la familia, etc.

Esa dependencia puede hacer que, si no controlas tus celos, por ejemplo, aumenten las paranoias, y por tanto, la cantidad de energía mental que consumes en esos procesos te enfermes y cometas errores en tus quehaceres diarios; puedes vivir distraído y muy bajo de nota por andar detrás de cosas que, si lo miras en retrospectiva, no vale la pena perder el tiempo.

Hay una frase que quiero compartir contigo, que es del sitio web Luzariadna Bienestar Consciente, y que dice:

La dependencia emocional es necesidad, es adicción, pero NO ES AMOR. Clic para tuitear

Te cueste creerlo o no, quiero que pienses en esto:

¿Como llamarías amor a una persona que se aprovecha de otra?

¿Como llamarías amor a una persona que vive controlando lo que hace la otra?

¿Como llamarías amor a una relación en la que las discusiones, peleas y violencia intrafamiliar son la orden del día, pero que si es el padre de tus hijos no te atreves a ponerle limite a sus humillaciones hacia ti, y en el caso más extremo, dejarlo?

¿Como llamarías amor  a una persona que a ti te gusta, pero esa persona critica lo que haces y como te vistes?

¿Como llamarías amor a esa persona que busca que le pidas perdón por algo que él hizo, y que busca de todas las formas, humillarte?

¿Has notado que hay un patrón tóxico en todas estas preguntas? Un patrón de miedo y carencia.

¿Prefieres ese patrón, o uno en el que puedas dar el salto hacia el amor propio?

Como eliminar la dependencia emocional

En primer lugar, ni se te ocurra hacerte el de la vista gorda. Yo lo fui por mucho tiempo, me negué a reconocerlo, y entre más me demoré, mi problema siguió ahí. Reconoce que eres un dependiente emocional de esas personas que ni siquiera tendrían que estar en tu vida porque te están haciendo daño.

Tu vida es tu vida, no es la vida de alguien más. Clic para tuitear

Por lo tanto, nunca tendrías porque condicionar tu felicidad al “qué dirán ajeno”. Y en ese mismo orden de ideas: nunca esperes que alguien venga a alegrarte el día.

Muchas veces me quejaba de que estaba solo y de que nadie me daba un abrazo. Luego, comprendí que me tengo a mí mismo. Y me abracé. Sonará como quieras, y llámalo como quieras, pero si tu mismo no te das amor, ¿como esperas que los demás te den amor? Si tu mismo no te respetas, ¿cómo esperas que los demás te respeten?

Ahora bien, parte de esa dependencia emocional proviene de todas esas creencias distorsionadas que tenemos sobre nosotros mismos y que son, en su 98,75% falsas. Atrévete a desafiar eso que has creído de ti y cuestionalo; si toda la vida creíste que eras un timido introvertido, es hora de que lo anotes y te cuestiones si eso es verdad o no.

Casi siempre hallarás que no es cierto porque la creencia provino de otra persona diferente a ti, pero que decidiste asumir como verdadera, sin cuestionarla; así que es hora de que la desafíes con argumentos del porqué serías un mejor conversador y tendrías éxito social que te lleve a una independencia emocional total.

Finalmente, aprende a ser autónomo. Esto implica el existir por ti mismo y no abandonarte a ti mismo en pos de otro. Si dependes, en mayor o menor grado de otra persona, no eres autónomo. Si no eres capaz de despertar los dones y talentos que hay en tí, y esperas a que otra persona te diga para qué eres bueno, entonces estás dependiendo de la aprobación de otros. ¿Te has preguntado que pasará cuando esa aprobación, en vez de ser positiva, pase a ser negativa?

El mayor riesgo de no ser consciente de que eres un dependiente emocional es la muerte en vida, es el de ser un títere de las circunstancias.

Deseo para tu vida que no andes presionado por las decisiones ajenas, que afectan a tu libertad emocional. Deseo que identifiques cuales son esas cosas que te mantienen atado a personas, entornos y situaciones tóxicas que drenan tu felicidad. Finalmente, deseo que te cuestiones acerca del verdadero significado del amor, ese que no tiene porqué hacer sufrir al otro para hallar gloria y mérito en lo sacrificado.

¿Has intentado superar la dependencia emocional? ¿Qué estrategias has llevado a cabo?

¡Te leo en los comentarios!

Andrés de León.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.