Acerca de mi

En memoria de todos aquellos que vivieron antes que yo. Y a la de todos los que vienen después de mí.

¿Empezar por lo mismo de siempre, tipo: “Hola, te doy la mas grata bienvenida a mi blog y… bla, bla, bla? NO. Este es un inicio diferente.

Llegar a este punto requiere  de mucha pasión, compromiso por lo que se hace (luego de [mas o menos] unos 7 blogs fallidos, de las más variadas temáticas que te imagines), y mucha disposición de ayudar, no desde el punto de vista de un psicologo personal o de cabecera, sino de una persona que todos los dias se ayuda a si misma, a salir adelante, basado en lo que encontraba en internet, en las preguntas que me hacia, y en mis propias vivencias y experiencias. Decidí ser mi propio autodidacta de algo que desde muy pequeño me faltó: Un autodidacta de la conducta humana.

Por eso, la autoayuda se llama “autoayuda”; porque nadie vendrá a hacer por ti, lo que tú no quieras hacer por ti mismo; porque mientras más decides hacerte la víctima (aunque no seas muy consciente de ello), más te va a pasar la vida por encima.

Pero no te hagas lio; a medida que leas mis escritos y los articulos que encuentres aquí, serás capaz de salir de ese pozo negro emocional en el que estás, en el que puedo decirte algo, CON TOTAL SEGURIDAD: Hay esperanza. No importa en que familia hayas nacido, si te quieren o no, si las circunstancias te han sido adversas; tienes esperanza. Tu tristeza se convertirá en gozo.

Seguramente te preguntarás: ¿y quien soy yo, como para decirte todo esto?

Me presento: soy Andrés de León. Un hombre que nació con todos los talentos para ser una persona extraordinaria, pero que creció, por azares del destino:

  • en un entorno distinto al suyo,
  • haciendo cosas distintas para las que no estaba realmente diseñado,
  • viviendo la vida como un autómata, al son de lo que los demás dictan,
  • en trabajos de 9 a 5,
  • asumiendo una identidad distinta a la que le correspondia, sin ser consciente de que iba la vida… (¿se te hace todo esto familiar?)

…hasta que un dia, decidió hacerse cargo de su destino, de no dejar que los demás fueran los que decidieran su vida, sino hacerse CONSCIENTE (esta es la palabra clave) DE SI MISMO y tomar las riendas de lo que siempre quiso hacer.

He intentado múltiples proyectos web en mi vida, tengo conocimientos de programación y diseño, financieros, y en general “de todo un poquito”, pero…

¿Sabes lo que pasa cuando decides escuchar a las demás personas y no escuchas a tu voz interior? ¿Cuando quieres ser diamante en un mundo en donde hay tantos carbones?

Tu mente (o, tu interior) lo sufre, y tu cuerpo (es decir, tu exterior) lo refleja. Y de múltiples formas: cansado, hablando sin energía, desganado, literalmente… SOBREVIVIENDO.

Tu vida, literalmente, se te va…. como agua entre las manos. El tiempo pasa, y es muy dificil lo que puedes hacer para controlarlo (o al menos, eso ERA lo que yo creía).

Hasta que, un dia cualquiera de 2016, empecé a hacer eso que tanto recomiendan en internet, y que casi nadie hace, porque andaba más pendiente de las vidas ajenas, que de la mía propia: trabajar en ti mismo (un consejo que parece trillado…)

Y me di cuenta, no solo de lo que realmente me faltaba como ser humano (me creia perfecto, y disfrutaba siendo perfeccionista; hoy en dia, soy feliz siendo como realmente quiero ser, sin que me importe la opinión ajena, si me equivoco o no, soy humanamente imperfecto), sino de todas aquellas dinamicas ocultas que no eran mías, pero que mas sin embargo me afectaban, porque desde muy pequeño (y algunas generaciones más atrás) las repetía sin querer, sin ser del todo consciente de que nunca fueron mías, y ahi me di cuenta de que yo me merecía otras cosas, otra vida, otro grado de felicidad.

Y no te imaginas lo contento que estoy al escribirte estas líneas, con una presentación en la que no te puedo decir que tengo muchos titulos ni formaciones académicas, porque mi estilo está, más bien orientado, a ser autodidacta y compartirte las cosas que aprendo desde mi punto de vista.

Llegar a este punto no fue fácil. En algunas ocasiones de mi vida, estuve a punto de no contar el cuento. En serio.

Sé que estás en ese punto en el que crees no tener salida. En el que parece como si todo estuviera en tu contra. En el que dices: “ya no aguanto más, tragame tierra”. Y yo, Andrés de León, te lo digo con total sinceridad: HAY UNA SALIDA. TIENES UN PROPOSITO QUE CUMPLIR.

Todos los días se lo pedí a Dios, a la mente inconsciente, a la fuerza infinita (o como quieras llamarle). Siempre le pedi que me mostrara el motivo para el cual tendría que venir a esta tierra.

Y este sitio web es parte de ese propósito.

¡Que lo disfrutes!

P.D.: Si hay algo de esta historia que te ha llamado la atención, dejamelo saber en los comentarios; o incluso, tu historia personal. La leeré! 🙂